menu close menu

Peach Cobbler

Aprovechando la fruta de temporada, hoy os traigo otra receta cuyo ingrediente principal es el melocotón. Se trata del “Peach Cobbler” (un ‘cobbler’ de melocotón). El aspecto final tras el horneado es el de un ‘cobbled street’ (calle empedrada), de ahí posiblemente, su nombre, ‘cobbler’.

 

Peach Cobbler

 

El ‘Cobbler’ al igual que otros postres típicos como el ‘Crumble’, el ‘Grunt’ o el ‘Pandowdy’ se basa en fruta cubierta por algún tipo de masa horneada. Es precisamente la capa de masa horneada la que distingue un dulce de otro. La masa horneada puede ser de galleta, de ‘streusel’, de avena, etc. Por ejemplo, el ‘Crumble’ (es famoso el “Apple Crumble”, Crumble de Manzana), encima de la fruta lleva una combinación de harina, mantequilla, azúcar, y en muchos casos, avena.

 

Hoy os traigo el “Cobbler”, que lleva una capa de fruta fresca cubierta por una masa parecida a la galleta (hecha a base de azúcar, harina y huevo). Concretamente os presento un “Peach Cobbler” y así disfrutamos un poco más de esta riquísima temporada de melocotones.

 

Peach Cobbler

 

Es una receta de lo más sencilla de preparar y además apenas te quita tiempo.

 

Lo primero que hay que hacer es lavar, pelar y cortar los melocotones en láminas. Éstas no han de ser ni muy gordas ni demasiado finas. Una vez cortados, colocamos las láminas en el fondo de una bandeja para horno (yo utilicé una rectangular de aprox. 30 x 21 cm.). El fondo ha de quedar cubierto. Podemos utilizar trocitos más pequeños para cubrir los huecos.

 

Peach Cobbler

 

A continuación repartimos el zumo de limón recién exprimido, de manera uniforme, por encima de los melocotones.

 

En un bol, tamizamos la harina y la sal.  Le añadimos el azúcar y el huevo (ligeramente batido). Mezclamos/ picamos todo con la ayuda de un tenedor hasta que adquiera un aspecto ‘desmigado’ (IMPORTANTE ir ‘picando/removiendo’ con el tenedor, pues con una cuchara se formaría un gran pegote de masa, y no es lo que buscamos). Quedarán trocitos desmenuzados de masa, algunos más pequeños, otros un poco más grandes.

 

Peach Cobbler

 

Cubrimos los melocotones con la mezcla, repartiéndola de manera uniforme hasta que quede bien cubierto. Utilicé una cuchara y con suaves movimientos de muñeca dejé que fuera cayendo la masa sobre los melocotones.

 

Peach Cobbler

 

Cogemos la mantequilla por cucharaditas y colocamos las 6 ‘bolitas’ de mantequilla encima de la mezcla de harina y azúcar, de forma que queden espaciadas entre sí.

 

Peach Cobbler

 

Horneamos a 190ºC durante 35-40 minutos o hasta que la parte de arriba adquiera un bonito color dorado y tostadito y se vea bien ‘crujiente’.

 

Pasado este tiempo, sacamos el “Peach Cobbler” del horno y lo podemos servir al momento bien caliente con su bolita de helado o dejarlo para más tarde. ¡Es ideal como postre para una noche de verano! De cualquier forma… ¡su delicioso sabor te cautivará!

 

Peach Cobbler

 

El jugo de la fruta, durante el horneado, forma burbujitas entre la masa dándole su peculiar aspecto ‘empedrado’. Salta a la vista que este tipo de dulce no va a ganar ningún concurso de belleza…¡pero eso es lo de menos! La combinación de la fruta veraniega, en este caso, unos melocotones de sabor espectacular, con una capa dorada y crujiente de galleta casera hace que únicamente te centres en la explosión de sabor en cada bocado. Si a esto le añades que combina perfectamente con una bola de helado de vainilla…¡tienes un postre divino digno de Dioses!

 

Peach Cobbler 

Peach Cobbler
Delicioso crujiente con melocotón para una noche de verano.
Write a review
Print
Ingredientes
  1. - 3 melocotones, cortados en láminas
  2. - 1 ½ cucharada zumo de limón recién exprimido
  3. - 125 gramos harina
  4. - ½ cucharadita sal
  5. - 220 gramos azúcar blanco
  6. - 1 huevo
  7. - 6 cucharaditas de mantequilla
Instrucciones
  1. - Lavar, pelar y cortar los melocotones en láminas (ni demasiado finas ni demasiado gruesas).
  2. - Colocar las láminas de melocotón sobre el fondo de un plato/ bandeja para horno.
  3. - Utilizar los trozos más pequeños de melocotón para rellenar los huecos.
  4. - Repartir el zumo de limón sobre los melocotones.
  5. - En un bol, tamizar la harina y la sal.
  6. - Añadir el azúcar al bol de harina.
  7. - Añadir el huevo (ligeramente batido) al bol de harina y azúcar.
  8. - Mezclar/picar todo con la ayuda de un tenedor hasta que la mezcla obtenga un aspecto desmigado (“crumbly”).
  9. - Cubrir los melocotones con la mezcla de manera que todo quede bien cubierto.
  10. - Sobre la mezcla repartir las 6 cucharaditas de mantequilla dejando espacios entre las ‘bolitas’ de mantequilla.
  11. - Hornear a 190ºC durante 35-40 minutos o hasta que la parte de arriba adquiera un color dorado y tostadito.
Notas
  1. - Se puede tomar en caliente (recién hecho o calentado al microondas en otro momento) o en frío.
  2. - Se sirve mejor con la ayuda de una espátula. Al no tener una base de masa (la base son los trozos de melocotón que tras el horneado han quedado bien blanditos) tiende a desmenuzarse un poco a la hora de servir.
  3. - Servir en un cuenco y con cucharita.
  4. - Conservar en la nevera.
Recomendaciones
  1. - Servir recién sacado del horno acompañado por una bola de helado de vainilla.
Tostadas en Octubre http://tostadasenoctubre.com/
¿QUIERES RECIBIR NUESTRAS RECETAS?
Suscríbete a Tostadas en Octubre y te mandaremos cada nueva receta que vayamos publicando ¡Únete a nuestra gran familia!