menu close menu
Pinceladas de mi vida…

1.- Disfruto ojeando libros de cocina, de los que tengo tantos que pensaríais que para qué quiero más. Pues sí, ¡quiero más! ¡Son una adicción! No se pueden tener demasiados libros de cocina. Mi lugar preferido en cualquier librería o superficie comercial es la sección de libros de cocina. ¡Voy disparada! Pero…no me gusta cualquier libro de cocina. Me puedo pasar horas cogiendo un libro, luego otro, y otro…y me han de atraer en todos sus aspectos. Lo más importante, las recetas en sí y su explicación me han de convencer así como  la asequibilidad de los ingredientes y utensilios (ahora es más fácil encontrar estas cosas, pero antes creerme, era bastante más complicado). Está claro que la presentación de las recetas, la fotografía, el tamaño de la letra, el idioma (la gran mayoría de mis libros están en inglés)…todo influye en que me lleve otra maravilla a casa. Y lo feliz que soy cuando llego a casa con un libro nuevo o con uno que mi madre me regala de su colección… Estos sí que son los mejores…llenos de anotaciones suyas y solo con abrirlos emana todo un mundo de sabores y recuerdos de platos ya degustados. Vale, lo reconozco; ¡soy una fetichista de los libros de cocina! No lo puedo evitar. Libros de cocina, ‘recipe cards’ (tarjeta de receta), archivadores llenos de recetas con separadores, cuadernos especiales para apuntar recetas según la temática, sobres con recortes de recetas, trucos, consejos, etc. Y qué decir de un armario especial en la cocina dedicado a moldes, vasos medidores, ‘bowls’, bandejas de horno, cortadores de galletas, rodillos y un sinfín de cosas más.

 

 

libros cocina 

2.- Prefiero lo salado a lo dulce. Sin embargo, disfruto más con  la repostería, algo que le viene muy bien a mi marido ya que él prefiere lo dulce pero es más aficionado a preparar platos salados. Nos complementamos bien, ¿no?

 

3.- Un sueño… Nos encantaría llevar nuestra propia casa rural o B&B (Bed and Breakfast), tener una casita en el campo que podamos reformar, ofreciendo un lugar tranquilo en el que descansar y disfrutar en familia, decorado y ambientado a nuestro gusto y poder ofrecer nuestra cocina casera desde la mañana hasta la noche.

 

4.- ¡Amantes del chocolate! Como bien decía una camiseta de mi madre que me encantaba, “I never met a piece of chocolate I didn’t like”  (“Nunca he conocido un trozo de chocolate que no me gustase”). Nunca se le puede echar ‘demasiado’ chocolate a algo. Si no, ¡preguntarle a mi marido!

 

 chocolates

 

5.- ¡La canela es otra de mis pasiones! Nada mejor que combinar el dulce sabor de unas manzanas Golden con el de la canela o mezclar azúcar y canela para el café…

 

6.- Imprescindible en nuestra cocina: Nesquik, leche  y Nocilla. Dos de tres, ¡chocolate!

 

7.- ¡La pimienta, el ajo y la cebolla al poder! No hay plato en mi cocina que no lleve alguno de estos ingredientes. Incluso para el desayuno, una rica tostada de queso y pimienta…

 

Si queréis saber más…